INFORMACIÓN GENERAL

LibroGénesis 

Idioma Original: hebreo

Autor: Moises, uno de los libros del Pentateuco o Torá, informa nuestras raices como Abraham, jucios por el pecado, destrucion del hombre por el diluvio, caida de Lucifer, tiempos, evolucion del hombre, creacion de la Tierra, familia, civilizaciones, idiomas, culturas, etc

Relacionados…

Diferentes Versiones

Génesis 14 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Abram liberta a Lot

14  Aconteció en los días de Amrafel rey de Sinar, Arioc rey de Elasar, Quedorlaomer rey de Elam, y Tidal rey de Goim,

que éstos hicieron guerra contra Bera rey de Sodoma, contra Birsa rey de Gomorra, contra Sinab rey de Adma, contra Semeber rey de Zeboim, y contra el rey de Bela, la cual es Zoar.

Todos éstos se juntaron en el valle de Sidim, que es el Mar Salado.

Doce años habían servido a Quedorlaomer, y en el decimotercero se rebelaron.

Y en el año decimocuarto vino Quedorlaomer, y los reyes que estaban de su parte, y derrotaron a los refaítas en Astarot Karnaim, a los zuzitas en Ham, a los emitas en Save-quiriataim,

y a los horeos en el monte de Seir, hasta la llanura de Parán, que está junto al desierto.

Y volvieron y vinieron a En-mispat, que es Cades, y devastaron todo el país de los amalecitas, y también al amorreo que habitaba en Hazezontamar.

Y salieron el rey de Sodoma, el rey de Gomorra, el rey de Adma, el rey de Zeboim y el rey de Bela, que es Zoar, y ordenaron contra ellos batalla en el valle de Sidim;

esto es, contra Quedorlaomer rey de Elam, Tidal rey de Goim, Amrafel rey de Sinar, y Arioc rey de Elasar; cuatro reyes contra cinco.

10 Y el valle de Sidim estaba lleno de pozos de asfalto; y cuando huyeron el rey de Sodoma y el de Gomorra, algunos cayeron allí; y los demás huyeron al monte.

11 Y tomaron toda la riqueza de Sodoma y de Gomorra, y todas sus provisiones, y se fueron.

12 Tomaron también a Lot, hijo del hermano de Abram, que moraba en Sodoma, y sus bienes, y se fueron.

13 Y vino uno de los que escaparon, y lo anunció a Abram el hebreo, que habitaba en el encinar de Mamre el amorreo, hermano de Escol y hermano de Aner, los cuales eran aliados de Abram.

14 Oyó Abram que su pariente estaba prisionero, y armó a sus criados, los nacidos en su casa, trescientos dieciocho, y los siguió hasta Dan.

15 Y cayó sobre ellos de noche, él y sus siervos, y les atacó, y les fue siguiendo hasta Hoba al norte de Damasco.

16 Y recobró todos los bienes, y también a Lot su pariente y sus bienes, y a las mujeres y demás gente.

Melquisedec bendice a Abram

17 Cuando volvía de la derrota de Quedorlaomer y de los reyes que con él estaban, salió el rey de Sodoma a recibirlo al valle de Save, que es el Valle del Rey.

18 Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino;

19 y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra;

20 y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo.

21 Entonces el rey de Sodoma dijo a Abram: Dame las personas, y toma para ti los bienes.

22 Y respondió Abram al rey de Sodoma: He alzado mi mano a Jehová Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra,

23 que desde un hilo hasta una correa de calzado, nada tomaré de todo lo que es tuyo, para que no digas: Yo enriquecí a Abram;

24 excepto solamente lo que comieron los jóvenes, y la parte de los varones que fueron conmigo, Aner, Escol y Mamre, los cuales tomarán su parte.

Génesis 14 Nueva Versión Internacional (NVI)

Abram rescata a Lot

14 En aquel tiempo los reyes Amrafel de Sinar,[a] Arioc de Elasar, Quedorlaómer de Elam, y Tidal de Goyim estuvieron en guerra contra los reyes Bera de Sodoma, Birsá de Gomorra, Sinab de Admá, Semeber de Zeboyín, y el rey de Bela, es decir, de Zoar. Estos cinco últimos aunaron fuerzas en el valle de Sidín, conocido como el Mar Muerto. Durante doce años habían estado bajo el dominio de Quedorlaómer, pero en el año trece se rebelaron contra él.

Al año siguiente, Quedorlaómer y los reyes que estaban con él salieron y derrotaron a los refaítas en la región de Astarot Carnayin; luego derrotaron a los zuzitas en Jam, a los emitas en Save Quiriatayin, y a los horeos en los montes de Seír, hasta El Parán, que está cerca del desierto. Al volver, llegaron hasta Enmispat, es decir, Cades, y conquistaron todo el territorio de los amalecitas, y también el de los amorreos que vivían en la región de Jazezón Tamar.

Entonces los reyes de Sodoma, Gomorra, Admá, Zeboyín y Bela, es decir, Zoar, salieron al valle de Sidín y presentaron batalla a los reyes Quedorlaómer de Elam, Tidal de Goyim, Amrafel de Sinar, y Arioc de Elasar. Eran cuatro reyes contra cinco. 10 El valle de Sidín estaba lleno de pozos de asfalto y, cuando los reyes de Sodoma y Gomorra huyeron, se cayeron en ellos, pero los demás lograron escapar hacia los montes. 11 Los vencedores saquearon todos los bienes de Sodoma y de Gomorra, junto con todos los alimentos, y luego se retiraron. 12 Y como Lot, el sobrino de Abram, habitaba en Sodoma, también se lo llevaron a él, con todas sus posesiones.

13 Uno de los que habían escapado le informó todo esto a Abram el hebreo, que estaba acampando junto al encinar de Mamré el amorreo. Mamré era hermano[b] de Escol y de Aner, y estos eran aliados de Abram. 14 En cuanto Abram supo que su sobrino estaba cautivo, convocó a trescientos dieciocho hombres adiestrados que habían nacido en su casa, y persiguió a los invasores hasta Dan. 15 Durante la noche Abram y sus siervos desplegaron sus fuerzas y los derrotaron, persiguiéndolos hasta Hobá, que está al norte de Damasco. 16 Así recuperó todos los bienes, y también rescató a su sobrino Lot, junto con sus posesiones, las mujeres y la demás gente.

17 Cuando Abram volvía de derrotar a Quedorlaómer y a los reyes que estaban con él, el rey de Sodoma salió a su encuentro en el valle de Save, es decir, en el valle del Rey.

18 Y Melquisedec, rey de Salén y sacerdote del Dios altísimo, le ofreció pan y vino. 19 Luego bendijo a Abram con estas palabras:

«¡Que el Dios altísimo,
    creador[c] del cielo y de la tierra,
    bendiga a Abram!
20 ¡Bendito sea el Dios altísimo,
    que entregó en tus manos a tus enemigos!»

Entonces Abram le dio el diezmo de todo.

21 El rey de Sodoma le dijo a Abram:

—Dame las personas y quédate con los bienes.

22 Pero Abram le contestó:

—He jurado por el Señor, el Dios altísimo, creador del cielo y de la tierra, 23 que no tomaré nada de lo que es tuyo, ni siquiera un hilo ni la correa de una sandalia. Así nunca podrás decir: “Yo hice rico a Abram”. 24 No quiero nada para mí, salvo lo que mis hombres ya han comido. En cuanto a los hombres que me acompañaron, es decir, Aner, Escol y Mamré, que tomen ellos su parte.

Comentarios de Matthew Henry

1 Corintios 1: 1-9
Tenemos aquí el prefacio del apóstol a toda su epístola, en el cual podemos tomar nota,
I. De la inscripción, en la cual, de acuerdo con la costumbre de escribir letras, se inserta el nombre de la persona por la cual fue escrita y las personas a quienes se escribió. 1. Es una epístola de Pablo, el apóstol de los gentiles, a la iglesia de Corinto, que él mismo había plantado, aunque hubo algunos de ellos que ahora cuestionaron su apostolado (1Co_9: 1, 1Co_9: 2) y vilipendiaron. Su persona y ministerio, 2Co_10: 10. Los ministros más fieles y útiles no están seguros de este desprecio. Comienza desafiando este carácter: Pablo, llamado a ser un apóstol de Jesucristo, a través de la voluntad de Dios. Él no había tomado este honor para sí mismo, pero tenía una comisión divina para ello. Era correcto en cualquier momento, pero necesario en este momento, afirmar su carácter y magnificar su oficina, cuando los falsos maestros hicieron un mérito de atropellarlo, y sus mareados y engañados seguidores estaban tan dispuestos a competir con ellos. él. No era orgullo en Pablo, sino fidelidad a su confianza, en esta coyuntura, para mantener su carácter y autoridad apostólica. Y, para que esto aparezca más plenamente, se une a Sóstenes con él por escrito, quien era un ministro de un rango inferior. Pablo, y Sóstenes su hermano, no un compañero apóstol, sino un compañero de gobierno, otrora gobernante de la sinagoga judía, luego convertido al cristianismo, corintio de nacimiento, como es muy probable, y querido por este pueblo, porque razón por la cual Pablo, para congraciarse con ellos, se une a sí mismo en sus primeros saludos. No hay ninguna razón para suponer que fue hecho partícipe de la inspiración del apóstol, por lo que él habla, en el resto de la epístola, en su propio nombre y en el número singular. En cualquier caso, Pablo no aminoró su autoridad apostólica y, sin embargo, estuvo dispuesto en todas las ocasiones a hacer algo amable y condescendiente por el bien de quien lo atendía. Las personas a quienes se dirigió esta epístola fueron la iglesia de Dios que estaba en Corinto, santificada en Cristo Jesús y llamada a ser santos. Hasta ahora, todos los cristianos están santificados en Cristo Jesús, que por el bautismo son dedicados y dedicados a él, tienen la obligación estricta de ser santos y hacen la profesión de santidad real. Si no son verdaderamente santos, es culpa de ellos y reproche. Tenga en cuenta, es el diseño del cristianismo para santificarnos en Cristo. Se entregó por nosotros, para redimirnos de toda iniquidad y purificarnos para sí mismo, un pueblo peculiar, celoso de las buenas obras. Junto con la iglesia en Corinto, él dirige la epístola a todo lo que en cada lugar invoca el nombre de Cristo Jesús nuestro Señor, tanto el de ellos como el nuestro. De esta manera, los cristianos se distinguen de los profanos y ateos, que no se atreven a vivir sin la oración; y por esto se distinguen de los judíos y paganos, que invocan el nombre de Cristo. Él es su cabeza común y Señor. Observe, en cada lugar del mundo cristiano hay algunos que invocan el nombre de Cristo. Dios tiene un remanente en todos los lugares; y debemos tener una preocupación común y mantener la comunión con todos los que invocan el nombre de Cristo.
II. De la bendición apostólica. Gracia sea para ti y paz de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. Un apóstol del príncipe de la paz debe ser un mensajero y ministro de paz. Esta bendición que el evangelio trae consigo, y esta bendición que todo predicador del evangelio debe desear y orar cordialmente puede ser la suerte de todos aquellos entre quienes él ministra. Gracia y paz – el favor de Dios, y la reconciliación para él. De hecho, es el resumen de todas las bendiciones. El Señor alzó su rostro sobre ti y te dio paz, fue la forma de bendición bajo el Antiguo Testamento (Num_6: 26), pero esta ventaja tenemos en el evangelio, 1. Que se nos indica cómo obtener esa paz de Dios: está en y por cristo. Los pecadores no pueden tener paz con Dios, ni ningún bien de él, sino a través de Cristo. 2. Nos dicen lo que debe calificarnos para esta paz; a saber, gracia: primero gracia, luego paz. Dios primero reconcilia a los pecadores consigo mismo, antes de otorgarles su paz.
III. De la acción de gracias del apóstol a Dios por ellos. Pablo comienza la mayoría de sus epístolas con acción de gracias a Dios por sus amigos y oración por ellos. Tenga en cuenta que la mejor manera de manifestar nuestro afecto a nuestros amigos es orando y dando gracias por ellos. Es una rama de la comunión de los santos dar gracias mutuamente a Dios por nuestros dones, gracias y comodidades. Él da gracias, 1. Por su conversión a la fe de Cristo: Por la gracia que le fue dada a través de Jesucristo, 1Co_1: 4. Él es el gran procurador y el que dispone los favores de Dios. Los que están unidos a él por fe, y hechos para participar de su Espíritu y sus méritos, son los objetos del favor divino. Dios los ama, les da buena voluntad y les otorga sus sonrisas y bendiciones paternas. 2. Por la abundancia de su espíritu.

Versículos de la Biblia

Más bien, sean ustedes santos en todo lo que hagan, como también es santo quien los llamó; pues está escrito: «Sean santos, porque yo soy santo.» 1 Pedro 1:15-16

Génesis 

1 | 2 | 3

Our Principal

Devocional de Hoy:

Somos colaboradores de Dios. 1 Corintios 3

Más Lectura ...

Hechos 19:10, Hechos 20:31

La Biblia:

Enriquece tu fe y crece en madurez espiritual con el increíble estudio bíblico y devocional.
«¡Abrazar al mundo en oración! Comunionet es un ministerio que provee confraternidad (comunión) para personas en grupos de oración y en congregaciones que se reúnen vía la Internet.»

Visita: https://www.comunionet.com/ Rev. Sergio Scataglini

Fundador, orador internacional y el autor del libro, “El fuego de su santidad".

Santa Biblia Thompson edición especial para el estudio bíblico RVR 1960 (Spanish Edition)

Comprar

La Tora: Biblia Mesiánica Hebrea De Estudio traducida al español (Spanish Edition)

Comprar

Autoridad Espiritual (Spanish Edition)

Comprar

Biblia de bosquejos y sermones: 1 y 2 Corintios (Biblia de Bosquejos y Sermones N.T.) (Spanish Edition)

Recibe noticias y actualizaciones del El Tabernaculo

 

el tabernaculo

Portal Cristiano para estudiar, escuchar información que edifica.

© 2018 El Tabernaculo.

Tarjetas Cistianas