Seleccionar página

INFORMACIÓN GENERAL

Libro: Proverbios

Idioma Original(hebreo מִשְׁלֵי, Mishlei) es un libro bíblico del Antiguo Testamento y del Tanaj hebreo, que se clasifica entre los Libros Sapienciales del cristianismo, y entre los Ketuvim o «Escritos» del judaísmo. 

Datos Generales: Autor y época. Los Proverbios se atribuyen tradicionalmente al rey Salomón. Los capítulos 10 al 22, 16 así como 25 al 29 son atribuidos a Salomón y al menos se puede demostrar, por medio del uso que en ellos se hace de géneros literarios más arcaicos como el dístico, que son de los más antiguos del libro.

Escucha y Lee La Biblia

Diferentes Versiones

Las artimañas de la ramera

Hijo mío, guarda mis razones,
    Y atesora contigo mis mandamientos.

Guarda mis mandamientos y vivirás,
Y mi ley como las niñas de tus ojos.

Lígalos a tus dedos;
Escríbelos en la tabla de tu corazón.

Di a la sabiduría: Tú eres mi hermana,
Y a la inteligencia llama parienta;

Para que te guarden de la mujer ajena,
Y de la extraña que ablanda sus palabras.

Porque mirando yo por la ventana de mi casa,
Por mi celosía,

Vi entre los simples,
Consideré entre los jóvenes,
A un joven falto de entendimiento,

El cual pasaba por la calle, junto a la esquina,
E iba camino a la casa de ella,

A la tarde del día, cuando ya oscurecía,
En la oscuridad y tinieblas de la noche.

10 Cuando he aquí, una mujer le sale al encuentro,
Con atavío de ramera y astuta de corazón.

11 Alborotadora y rencillosa,
Sus pies no pueden estar en casa;

12 Unas veces está en la calle, otras veces en las plazas,
Acechando por todas las esquinas.

13 Se asió de él, y le besó.
Con semblante descarado le dijo:

14 Sacrificios de paz había prometido,
Hoy he pagado mis votos;

15 Por tanto, he salido a encontrarte,
Buscando diligentemente tu rostro, y te he hallado.

16 He adornado mi cama con colchas
Recamadas con cordoncillo de Egipto;

17 He perfumado mi cámara
Con mirra, áloes y canela.

18 Ven, embriaguémonos de amores hasta la mañana;
Alegrémonos en amores.

19 Porque el marido no está en casa;
Se ha ido a un largo viaje.

20 La bolsa de dinero llevó en su mano;
El día señalado volverá a su casa.

21 Lo rindió con la suavidad de sus muchas palabras,
Le obligó con la zalamería de sus labios.

22 Al punto se marchó tras ella,
Como va el buey al degolladero,
Y como el necio a las prisiones para ser castigado;

23 Como el ave que se apresura a la red,
Y no sabe que es contra su vida,
Hasta que la saeta traspasa su corazón.

24 Ahora pues, hijos, oídme,
Y estad atentos a las razones de mi boca.

25 No se aparte tu corazón a sus caminos;
No yerres en sus veredas.

26 Porque a muchos ha hecho caer heridos,
Y aun los más fuertes han sido muertos por ella.

27 Camino al Seol es su casa,
Que conduce a las cámaras de la muerte.

Advertencia contra la mujer adúltera

Hijo mío, pon en práctica[a] mis palabras
    y atesora mis mandamientos.
Cumple con mis mandatos, y vivirás;
    cuida mis enseñanzas como a la niña de tus ojos.
Llévalos atados en los dedos;
    anótalos en la tablilla de tu corazón.
Di a la sabiduría: «Tú eres mi hermana»,
    y a la inteligencia: «Eres de mi sangre».
Ellas te librarán de la mujer ajena,
    de la adúltera y de sus palabras seductoras.

Desde la ventana de mi casa
    miré a través de la celosía.
Me puse a ver a los inexpertos,
    y entre los jóvenes observé
    a uno de ellos falto de juicio.[b]
Cruzó la calle, llegó a la esquina,
    y se encaminó hacia la casa de esa mujer.
Caía la tarde. Llegaba el día a su fin.
    Avanzaban las sombras de la noche.

10 De pronto la mujer salió a su encuentro,
    con toda la apariencia de una prostituta
    y con solapadas intenciones.
11 (Como es escandalosa y descarada,
    nunca hallan sus pies reposo en su casa.
12 Unas veces por las calles, otras veces por las plazas,
    siempre está al acecho en cada esquina).
13 Se prendió de su cuello, lo besó,
    y con todo descaro le dijo:

14 «Tengo en mi casa sacrificios de comunión,
    pues hoy he cumplido mis votos.
15 Por eso he venido a tu encuentro;
    te buscaba, ¡y ya te he encontrado!
16 Sobre la cama he tendido
    multicolores linos egipcios.
17 He perfumado mi lecho
    con aroma de mirra, áloe y canela.
18 Ven, bebamos hasta el fondo la copa del amor;
    ¡disfrutemos del amor hasta el amanecer!
19 Mi esposo no está en casa,
    pues ha emprendido un largo viaje.
20 Se ha llevado consigo la bolsa del dinero,
    y no regresará hasta el día de luna llena».

21 Con palabras persuasivas lo convenció;
    con lisonjas de sus labios lo sedujo.
22 Y él en seguida fue tras ella,
    como el buey que va camino al matadero;
como el ciervo[c] que cae en la trampa,[d]
23     hasta que una flecha le abre las entrañas;
como el ave que se lanza contra la red,
    sin saber que en ello le va la vida.

24 Así que, hijo mío, escúchame;
    presta[e] atención a mis palabras.
25 No desvíes tu corazón hacia sus sendas,
    ni te extravíes por sus caminos,
26 pues muchos han muerto por su causa;
    sus víctimas han sido innumerables.
27 Su casa lleva derecho al sepulcro;
    ¡conduce al reino de la muerte!

Footnotes:

  1. 7:1 pon en práctica. Lit. guarda.
  2. 7:7 falto de juicio. Lit. falto de corazón.
  3. 7:22 ciervo (Siríaca; véase también LXX); necio (TM).
  4. 7:22 Texto de difícil traducción.
  5. 7:24 hijo mío, escúchame; presta. Lit. hijos míos, escúchenme; presten.

Artimañas de la mujer adúltera

Obedece mis palabras, hijo mío;
guarda en tu mente mis mandamientos.
Obedece mis mandamientos y enseñanzas;
cuídalos como a las niñas de tus ojos, y vivirás.
Átalos a tus dedos,
grábatelos en la mente.
Haz de la sabiduría tu hermana,
haz de la inteligencia tu amiga.
Ellas te librarán de la mujer adúltera,
de la extraña de palabras seductoras.

Un día estaba yo mirando
entre las rejas de mi ventana
a unos jóvenes sin experiencia,
y me fijé en el más imprudente de ellos.
Al llegar a la esquina cruzó la calle
en dirección a la casa de aquella mujer.
La tarde iba cayendo,
y comenzaba a oscurecer.
10 De pronto la mujer salió a su encuentro,
con toda la apariencia y los gestos de una prostituta,
11 de una mujer ligera y caprichosa
que no puede estarse en su casa
12 y que anda por calles, plazas y esquinas
esperando atrapar al primero que pase.
13 La mujer abrazó y besó al joven,
y descaradamente le dijo:
14 «Yo había prometido sacrificios de reconciliación,
y hoy he cumplido mi promesa.
15 Por eso he salido a tu encuentro;
¡tenía ganas de verte, y te he encontrado!
16 Sobre mi cama he tendido
una hermosa colcha de lino egipcio,
17 la he perfumado con aroma
de mirra, áloe y canela.
18 Ven, vaciemos hasta el fondo la copa del amor;
gocemos del amor hasta que amanezca,
19 pues mi esposo no está en casa:
ha salido para un largo viaje;
20 se ha llevado una bolsa de dinero
y no volverá hasta el día de la luna llena.»

21 Sus palabras melosas e insistentes
acabaron por convencer al muchacho,
22 que sin más se fue tras ella:
como un buey rumbo al matadero,
como un ciervo que cae en la trampa
23 y al que luego una flecha le parte el corazón;
como un ave que se lanza contra la red
sin saber que eso le va a costar la vida.

24 Así pues, hijo mío, escúchame;
presta atención a mis palabras.
25 No desvíes hacia esa mujer tus pensamientos;
no te pierdas por ir tras ella,
26 porque a muchos los ha herido de muerte;
¡sus víctimas son numerosas!
27 Tomar el camino de su casa
es tomar el camino de la muerte.

Comentarios de Matthew Henry

Proverbios 7: 1-5
Estos versículos son una introducción a su advertencia contra los deseos carnales, muy similar a eso, Pro_6: 20, etc., y terminando (Pro_7: 5) como lo hizo (Pro_6: 24), para mantenerte alejado de la mujer extraña; eso es a lo que apunta; solo allí había dicho: guarda el mandamiento de tu padre, aquí (que viene todo en uno), guarda mis mandamientos, porque él nos habla como a hijos. Él habla en nombre de Dios; porque son los mandamientos de Dios que debemos guardar, sus palabras, su ley. La palabra de Dios debe ser para nosotros, 1. Como aquello de lo que somos más cuidadosos. Debemos conservarlo como nuestro tesoro; debemos guardar los mandamientos de Dios con nosotros, guardarlos de manera segura, para que el malvado no nos robe, Pro_7: 1. Debemos mantenerlo como nuestra vida: Guarde mis mandamientos y viva (Pro_7: 2), no solo, «Guárdelos y usted vivirá»; sino «Guárdelos como lo haría con su vida, como aquellos que no pueden vivir sin ellos». «Sería una muerte para un buen hombre ser privado de la palabra de Dios, porque por ella vive, y no solo por el pan». 2. Como aquello de lo que somos más tiernos: guarda mi ley como la niña de tus ojos. Una pequeña cosa ofende al ojo, y por lo tanto la naturaleza lo ha protegido tan bien. Oramos, con David, para que Dios nos guarde como la niña de sus ojos (Sal.17: 8), para que nuestras vidas y comodidades sean preciosas a sus ojos; y lo serán (Zec_2: 8) si somos de la misma manera tiernos de su ley y tememos la menor violación de la misma. Aquellos que reprochan el caminar estricto y circunspecto, como precisión innecesaria, consideran que no se debe guardar la ley como la niña de los ojos, porque de hecho es la niña de nuestros ojos; la ley es luz; La ley en el corazón es el ojo del alma. 3. Como aquello de lo que estamos orgullosos y del que tendríamos que estar siempre atentos (Pro_7: 3): “Atalos a tus dedos; que sean preciosos para ti; considérelos como un adorno, como un anillo de diamantes, como el sello en su mano derecha; llévalos continuamente como tu anillo de bodas, la insignia de tus esponsales a Dios. Considera la palabra de Dios como un honor para ti, como un sello de tu dignidad. Atalos a tus dedos, para que sean un memorándum constante para ti de tu deber, para que puedas tenerlos siempre a la vista, como lo que está grabado en las palmas de tus manos «. 4. Como lo que nos gusta y siempre estás pensando: escríbelos en la mesa de tu corazón, ya que los nombres de los amigos que amamos, decimos, están escritos en nuestros corazones. que la palabra de Dios mora abundantemente en nosotros, y se escriba allí donde siempre estará a mano para ser leída. Donde se escribió el pecado (Jer_17: 1) que se escriba la palabra de Dios. Es el asunto de una promesa (Heb_8: 10, escribiré mi ley en sus corazones), lo que hace que el precepto sea práctico y fácil. 5. Como lo que conocemos y conocemos íntimamente (Pro_7: 4): “Di a la sabiduría: Tú eres mi hermana, a quien amo mucho y en quien me deleito; y llama a entender a tu parienta, a la que estás casi aliada y por la que tienes un afecto puro; llámala, amiga tuya, a quien cortejas ”. Debemos familiarizarnos con la palabra de Dios, consultarlo, consultar su honor y disfrutar conversando con él. 6. Como lo que utilizamos para nuestra defensa y armadura, para alejarnos de la mujer extraña, del pecado, de lo adulador, de lo adulador, de lo adúltero; particularmente del pecado de la impureza, Pro_7: 5. Que la palabra de Dios confirme nuestro temor a ese pecado y nuestras resoluciones contra él; Que nos descubra sus falacias y nos sugiera respuestas a todos sus halagos.

Versículos de la Biblia

7 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová;Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.

  • Proverbios 1 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Devocional de Hoy:

Somos colaboradores de Dios. 1 Corintios 3

Más Lectura ...

Hechos 19:10, Hechos 20:31

La Biblia:

Enriquece tu fe y crece en madurez espiritual con el increíble estudio bíblico y devocional.

Our Principal

«¡Abrazar al mundo en oración! Comunionet es un ministerio que provee confraternidad (comunión) para personas en grupos de oración y en congregaciones que se reúnen vía la Internet.»

Visita: https://www.comunionet.com/

Rev. Sergio Scataglini

Fundador, orador internacional y el autor del libro, “El fuego de su santidad".

Santa Biblia Thompson edición especial para el estudio bíblico RVR 1960 (Spanish Edition)

Comprar

La Tora: Biblia Mesiánica Hebrea De Estudio traducida al español (Spanish Edition)

Comprar

Autoridad Espiritual (Spanish Edition)

Comprar

Biblia de bosquejos y sermones: 1 y 2 Corintios (Biblia de Bosquejos y Sermones N.T.) (Spanish Edition)

Viviendo los Proverbios (Spanish Edition)

Comprar

Recibe noticias y actualizaciones del El Tabernaculo

 

el tabernaculo

Portal Cristiano para estudiar, escuchar información que edifica.

© 2018 El Tabernaculo.

Tarjetas Cistianas