Seleccionar página

INFORMACIÓN GENERAL

Libro: Proverbios

Idioma Original(hebreo מִשְׁלֵי, Mishlei) es un libro bíblico del Antiguo Testamento y del Tanaj hebreo, que se clasifica entre los Libros Sapienciales del cristianismo, y entre los Ketuvim o «Escritos» del judaísmo. 

Datos Generales: Autor y época. Los Proverbios se atribuyen tradicionalmente al rey Salomón. Los capítulos 10 al 22, 16 así como 25 al 29 son atribuidos a Salomón y al menos se puede demostrar, por medio del uso que en ellos se hace de géneros literarios más arcaicos como el dístico, que son de los más antiguos del libro.

Escucha y Lee La Biblia

Diferentes Versiones

Proverbios 4 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Beneficios de la sabiduría

Oíd, hijos, la enseñanza de un padre,
    Y estad atentos, para que conozcáis cordura.

Porque os doy buena enseñanza;
No desamparéis mi ley.

Porque yo también fui hijo de mi padre,
Delicado y único delante de mi madre.

Y él me enseñaba, y me decía:
Retenga tu corazón mis razones,
Guarda mis mandamientos, y vivirás.

Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia;
No te olvides ni te apartes de las razones de mi boca;

No la dejes, y ella te guardará;
Amala, y te conservará.

Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría;
Y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia.

Engrandécela, y ella te engrandecerá;
Ella te honrará, cuando tú la hayas abrazado.

Adorno de gracia dará a tu cabeza;
Corona de hermosura te entregará.

10 Oye, hijo mío, y recibe mis razones,
Y se te multiplicarán años de vida.

11 Por el camino de la sabiduría te he encaminado,
Y por veredas derechas te he hecho andar.

12 Cuando anduvieres, no se estrecharán tus pasos,
Y si corrieres, no tropezarás.

13 Retén el consejo, no lo dejes;
Guárdalo, porque eso es tu vida.

14 No entres por la vereda de los impíos,
Ni vayas por el camino de los malos.

15 Déjala, no pases por ella;
Apártate de ella, pasa.

16 Porque no duermen ellos si no han hecho mal,
Y pierden el sueño si no han hecho caer a alguno.

17 Porque comen pan de maldad, y beben vino de robos;

18 Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora,
Que va en aumento hasta que el día es perfecto.

19 El camino de los impíos es como la oscuridad;
No saben en qué tropiezan.

20 Hijo mío, está atento a mis palabras;
Inclina tu oído a mis razones.

21 No se aparten de tus ojos;
Guárdalas en medio de tu corazón;

22 Porque son vida a los que las hallan,
Y medicina a todo su cuerpo.

23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón;
Porque de él mana la vida.

24 Aparta de ti la perversidad de la boca,
Y aleja de ti la iniquidad de los labios.

25 Tus ojos miren lo recto,
Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante.

26 Examina la senda de tus pies,
Y todos tus caminos sean rectos.

27 No te desvíes a la derecha ni a la izquierda;
Aparta tu pie del mal.

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Proverbios 4 Nueva Versión Internacional (NVI)

La sabiduría es lo máximo

Escuchen, hijos, la corrección de un padre;
    dispónganse a adquirir inteligencia.
Yo les brindo buenas enseñanzas,
    así que no abandonen mi instrucción.
Cuando yo era pequeño y vivía con mi padre,
    cuando era el niño consentido de mi madre,
mi padre me instruyó de esta manera:
    «Aférrate de corazón a mis palabras;
    obedece mis mandamientos, y vivirás.
Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia;
    no olvides mis palabras ni te apartes de ellas.
No abandones nunca a la sabiduría,
    y ella te protegerá;
    ámala, y ella te cuidará.
La sabiduría es lo primero. ¡Adquiere sabiduría!
    Por sobre todas las cosas, adquiere discernimiento.
Estima a la sabiduría, y ella te exaltará;
    abrázala, y ella te honrará;
te pondrá en la cabeza una hermosa diadema;
    te obsequiará una bella corona».

10 Escucha, hijo mío, acoge mis palabras,
    y los años de tu vida aumentarán.
11 Yo te guío por el camino de la sabiduría,
    te dirijo por sendas de rectitud.
12 Cuando camines, no encontrarás obstáculos;
    cuando corras, no tropezarás.
13 Aférrate a la instrucción, no la dejes escapar;
    cuídala bien, que ella es tu vida.
14 No sigas la senda de los perversos
    ni vayas por el camino de los malvados.
15 ¡Evita ese camino! ¡No pases por él!
    ¡Aléjate de allí, y sigue de largo!
16 Los malvados no duermen si no hacen lo malo;
    pierden el sueño si no hacen que alguien caiga.
17 Su pan es la maldad;
    su vino, la violencia.

18 La senda de los justos se asemeja
    a los primeros albores de la aurora:
su esplendor va en aumento
    hasta que el día alcanza su plenitud.
19 Pero el camino de los malvados
    es como la más densa oscuridad;
    ¡ni siquiera saben con qué tropiezan!

20 Hijo mío, atiende a mis consejos;
    escucha atentamente lo que digo.
21 No pierdas de vista mis palabras;
    guárdalas muy dentro de tu corazón.
22 Ellas dan vida a quienes las hallan;
    son la salud del cuerpo.
23 Por sobre todas las cosas cuida tu corazón,
    porque de él mana la vida.
24 Aleja de tu boca la perversidad;
    aparta de tus labios las palabras corruptas.
25 Pon la mirada en lo que tienes delante;
    fija la vista en lo que está frente a ti.
26 Endereza las sendas por donde andas;
    allana todos tus caminos.
27 No te desvíes ni a diestra ni a siniestra;
    apártate de la maldad.

Nueva Versión Internacional (NVI)

Santa Biblia, NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL® NVI® © 1999, 2015 por Biblica, Inc.®, Inc.® Usado con permiso de Biblica, Inc.® Reservados todos los derechos en todo el mundo. Used by permission. All rights reserved worldwide.

Proverbios 4 Dios Habla Hoy (DHH)

Exhortaciones a seguir el buen camino

Hijos, atiendan a los consejos de su padre;
pongan atención, para que adquieran buen juicio.
Yo les he dado una buena instrucción,
así que no descuiden mis enseñanzas.
Pues yo también he sido hijo:
mi madre me amaba con ternura
y mi padre me instruía de esta manera:
«Grábate en la mente mis palabras;
haz lo que te ordeno, y vivirás.
Adquiere sabiduría y buen juicio;
no eches mis palabras al olvido.
Ama a la sabiduría, no la abandones
y ella te dará su protección.
Antes que cualquier otra cosa,
adquiere sabiduría y buen juicio.
Ámala, y te enaltecerá;
abrázala, y te honrará;
¡te obsequiará con la más bella guirnalda
y te coronará con ella!»

10 Atiende a mis palabras, hijo mío,
hazlas tuyas y aumentarán los años de tu vida.
11 Yo te llevaré por el camino de la sabiduría:
te haré andar por el buen camino,
12 en el que no habrá estorbos a tu paso,
en el que no tropezarás aun cuando corras.
13 Aférrate a la instrucción y no la descuides;
ponla en práctica, pues es vida para ti.
14 No vayas tras los pasos de los malvados,
no sigas su mala conducta.
15 Evita el pasar por su camino;
apártate de ellos y sigue adelante,
16 pues no están en paz si no hacen lo malo;
pierden el sueño, si no hacen caer a alguno.
17 ¡Su comida y su bebida
son la maldad y la violencia!

18 El camino de los justos es como la luz de un nuevo día:
va en aumento hasta brillar en todo su esplendor.
19 Pero el camino de los malvados es oscuro;
¡ni siquiera saben contra qué tropiezan!

20 Atiende a mis palabras, hijo mío;
préstales atención.
21 Jamás las pierdas de vista,
¡grábatelas en la mente!
22 Ellas dan vida y salud
a todo el que las halla.
23 Cuida tu mente más que nada en el mundo,
porque ella es fuente de vida.
24 Evita el decir cosas falsas;
apártate de la mentira.
25 Mira siempre adelante,
mira siempre de frente.
26 Fíjate bien en dónde pones los pies,
y siempre pisarás terreno firme.
27 No te desvíes de tu camino;
evita el andar en malos pasos.

Comentarios de Matthew Henry

 Proverbios 4: 1-13
Aquí tenemos,
I. La invitación que Salomón le da a sus hijos para que vengan y reciban instrucciones de él (Pro_4: 1, Pro_4: 2): Escuchen, hijos, la instrucción de un padre. Es decir, 1. «Dejen que mis propios hijos, en primer lugar, reciban y presten buena atención a las instrucciones que yo establezco para el uso de otros también». Nota, magistrados y ministros, a los que se les confía la dirección de los más grandes las sociedades, se preocupan por tener un cuidado más que ordinario para la buena instrucción de sus propias familias; de este deber su trabajo público nunca los excusará. Esta caridad debe comenzar en casa, aunque no debe terminar allí; porque el que no tiene a sus hijos sometidos con toda gravedad, y no se afana por su buena educación, ¿cómo debe cumplir con su deber como debe a la iglesia de Dios? 1Ti_3: 4, 1Ti_3: 5. Los hijos de aquellos que son eminentes para la sabiduría y la utilidad pública deben mejorar en conocimiento y gracia en proporción a las ventajas que derivan de su relación con tales padres. Sin embargo, se puede observar, para salvar tanto el crédito como la comodidad de aquellos padres cuyos hijos no responden a las esperanzas que surgieron de su educación, que Roboam, el hijo de Salomón, estaba lejos de ser uno de los más sabios o uno de los más sabios. el mejor. Tenemos motivos para pensar que los proverbios de Salomón se han beneficiado más que los que tuvo su propio hijo, a quienes parecen haber sido dedicados. 2. Que todos los jóvenes, en los días de su infancia y juventud, se esfuercen en obtener conocimiento y gracia, ya que esa es su edad de aprendizaje, y luego sus mentes están formadas y experimentadas. Él no dice, hijos Míos, sino hijos. Leemos, pero de un hijo, que Salomón tuvo su propio hijo; pero (¿lo pensarías?) él está dispuesto a establecer un maestro de escuela y enseñar a los niños de otras personas! porque a esa edad hay más esperanza de éxito; La rama se dobla fácilmente cuando es joven y tierna. 3. Que todos los que reciban instrucción vengan con la disposición de los niños, aunque sean personas mayores. Dejemos de lado todos los prejuicios, y la mente sea como un papel blanco. que sean obedientes, manejables y autodependientes, y tomen la palabra como la palabra de un padre, que viene con autoridad y con afecto. Debemos verlo venir de Dios como nuestro Padre celestial, a quien oramos, de quien esperamos bendiciones, el Padre de nuestros espíritus, a quien debemos estar sometidos, para que podamos vivir. Debemos considerar a nuestros maestros como nuestros padres, que nos aman y buscan nuestro bienestar; y, por lo tanto, aunque la instrucción contenga reproche y corrección, por lo que la palabra significa, debemos dar la bienvenida. Ahora, (1) Para recomendárnoslo, se nos dice, no solo que es la instrucción de un padre, sino que es comprensión y, por lo tanto, debería ser bienvenido a las criaturas inteligentes. La religión tiene la razón de su lado, y se nos enseña con un razonamiento justo. De hecho, es una ley (Pro_4: 2), pero esa ley se basa en la doctrina, en los principios incuestionables de la verdad, en la buena doctrina, que no solo es fiel, sino que es digna de toda aceptación. Si admitimos la doctrina, no podemos menos que someternos a la ley. (2.) Para remacharlo en nosotros, estamos dirigidos a recibirlo como un regalo, a atenderlo con toda diligencia, a asistir para conocerlo, porque de lo contrario no podemos hacerlo, y no a abandonarlo por desconocimiento. La doctrina o desobediencia a la ley.
II. Las instrucciones que él les da. Observar,
1. Cómo llegó con estas instrucciones; los tuvo de sus padres y les enseña a sus hijos lo mismo que ellos a ellos, Pro_4: 3, Pro_4: 4. Observe, (1) Sus padres lo amaban y, por lo tanto, le enseñaron: yo era el hijo de mi padre. David tuvo muchos hijos, pero Salomón era realmente su hijo, como se llama a Isaac (Gen_17: 19) y por la misma razón, porque para él estaba implicado el pacto. Era el amor de su padre, por encima de cualquiera de sus hijos. Dios tuvo una bondad especial para Salomón (el profeta lo llamó Jedidiah, porque el Señor lo amaba, 2Sa_12: 25), y por esa razón David tuvo una bondad especial para él, porque era un hombre conforme al corazón de Dios. Si los padres alguna vez pueden amar a un hijo mejor que a otro, no debe ser hasta que parezca que Dios lo hace. Era tierno, y solo amado, a la vista de su madre. Seguramente hubo una razón manifiesta para hacer tal distinción cuando ambos padres lo hicieron. Ahora vemos como mostraron su amor; lo catequizaron, lo mantuvieron en su libro y lo mantuvieron en una disciplina estricta. Aunque era un príncipe, y heredero de la corona, no lo dejaron vivir a lo grande; No, por eso le tutelaban así. Y quizás David fue más estricto con Salomón en su educación porque había visto los efectos negativos de una indulgencia indebida en Adonijah, a quien no había cruzado en ninguna cosa (1Ki_1: 6), como también en Absalón. (2.) Lo que sus padres le enseñaron a él le enseña a otros. Observe, [1.] Cuando Salomón creció, no solo recordaba, sino que también se complacía en repetir, las buenas lecciones que sus padres le habían enseñado.

Versículos de la Biblia

7 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová;Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.

  • Proverbios 1 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Devocional de Hoy:

Somos colaboradores de Dios. 1 Corintios 3

Más Lectura ...

Hechos 19:10, Hechos 20:31

La Biblia:

Enriquece tu fe y crece en madurez espiritual con el increíble estudio bíblico y devocional.

Our Principal

«¡Abrazar al mundo en oración! Comunionet es un ministerio que provee confraternidad (comunión) para personas en grupos de oración y en congregaciones que se reúnen vía la Internet.»

Visita: https://www.comunionet.com/

Rev. Sergio Scataglini

Fundador, orador internacional y el autor del libro, “El fuego de su santidad".

Santa Biblia Thompson edición especial para el estudio bíblico RVR 1960 (Spanish Edition)

Comprar

La Tora: Biblia Mesiánica Hebrea De Estudio traducida al español (Spanish Edition)

Comprar

Autoridad Espiritual (Spanish Edition)

Comprar

Biblia de bosquejos y sermones: 1 y 2 Corintios (Biblia de Bosquejos y Sermones N.T.) (Spanish Edition)

Viviendo los Proverbios (Spanish Edition)

Comprar

Recibe noticias y actualizaciones del El Tabernaculo

 

el tabernaculo

Portal Cristiano para estudiar, escuchar información que edifica.

© 2018 El Tabernaculo.

Tarjetas Cistianas