Seleccionar página

INFORMACIÓN GENERAL

Libro: Proverbios

Idioma Original(hebreo מִשְׁלֵי, Mishlei) es un libro bíblico del Antiguo Testamento y del Tanaj hebreo, que se clasifica entre los Libros Sapienciales del cristianismo, y entre los Ketuvim o «Escritos» del judaísmo. 

Datos Generales: Autor y época. Los Proverbios se atribuyen tradicionalmente al rey Salomón. Los capítulos 10 al 22, 16 así como 25 al 29 son atribuidos a Salomón y al menos se puede demostrar, por medio del uso que en ellos se hace de géneros literarios más arcaicos como el dístico, que son de los más antiguos del libro.

Escucha y Lee La Biblia

Diferentes Versiones

Proverbios 3 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Exhortación a la obediencia

Hijo mío, no te olvides de mi ley,
    Y tu corazón guarde mis mandamientos;

Porque largura de días y años de vida
Y paz te aumentarán.

Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad;
Atalas a tu cuello,
Escríbelas en la tabla de tu corazón;

Y hallarás gracia y buena opinión
Ante los ojos de Dios y de los hombres.

Fíate de Jehová de todo tu corazón,
Y no te apoyes en tu propia prudencia.

Reconócelo en todos tus caminos,
Y él enderezará tus veredas.

No seas sabio en tu propia opinión;
Teme a Jehová, y apártate del mal;

Porque será medicina a tu cuerpo,
Y refrigerio para tus huesos.

Honra a Jehová con tus bienes,
Y con las primicias de todos tus frutos;

10 Y serán llenos tus graneros con abundancia,
Y tus lagares rebosarán de mosto.

11 No menosprecies, hijo mío, el castigo de Jehová,
Ni te fatigues de su corrección;

12 Porque Jehová al que ama castiga,
Como el padre al hijo a quien quiere.

13 Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría,
Y que obtiene la inteligencia;

14 Porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata,
Y sus frutos más que el oro fino.

15 Más preciosa es que las piedras preciosas;
Y todo lo que puedes desear, no se puede comparar a ella.

16 Largura de días está en su mano derecha;
En su izquierda, riquezas y honra.

17 Sus caminos son caminos deleitosos,
Y todas sus veredas paz.

18 Ella es árbol de vida a los que de ella echan mano,
Y bienaventurados son los que la retienen.

19 Jehová con sabiduría fundó la tierra;
Afirmó los cielos con inteligencia.

20 Con su ciencia los abismos fueron divididos,
Y destilan rocío los cielos.

21 Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos;
Guarda la ley y el consejo,

22 Y serán vida a tu alma,
Y gracia a tu cuello.

23 Entonces andarás por tu camino confiadamente,
Y tu pie no tropezará.

24 Cuando te acuestes, no tendrás temor,
Sino que te acostarás, y tu sueño será grato.

25 No tendrás temor de pavor repentino,
Ni de la ruina de los impíos cuando viniere,

26 Porque Jehová será tu confianza,
Y él preservará tu pie de quedar preso.

27 No te niegues a hacer el bien a quien es debido,
Cuando tuvieres poder para hacerlo.

28 No digas a tu prójimo: Anda, y vuelve,
Y mañana te daré,
Cuando tienes contigo qué darle.

29 No intentes mal contra tu prójimo
Que habita confiado junto a ti.

30 No tengas pleito con nadie sin razón,
Si no te han hecho agravio.

31 No envidies al hombre injusto,
Ni escojas ninguno de sus caminos.

32 Porque Jehová abomina al perverso;
Mas su comunión íntima es con los justos.

33 La maldición de Jehová está en la casa del impío,
Pero bendecirá la morada de los justos.

34 Ciertamente él escarnecerá a los escarnecedores,
Y a los humildes dará gracia.

35 Los sabios heredarán honra,
Mas los necios llevarán ignominia.

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Proverbios 3 Nueva Versión Internacional (NVI)

Otras ventajas de la sabiduría

Hijo mío, no te olvides de mis enseñanzas;
    más bien, guarda en tu corazón mis mandamientos.
Porque prolongarán tu vida muchos años
    y te traerán prosperidad.
Que nunca te abandonen el amor y la verdad:
    llévalos siempre alrededor de tu cuello
    y escríbelos en el libro de tu corazón.
Contarás con el favor de Dios
    y tendrás buena fama[a] entre la gente.
Confía en el Señor de todo corazón,
    y no en tu propia inteligencia.
Reconócelo en todos tus caminos,
    y él allanará tus sendas.
No seas sabio en tu propia opinión;
    más bien, teme al Señor y huye del mal.
Esto infundirá salud a tu cuerpo
    y fortalecerá tu ser.[b]
Honra al Señor con tus riquezas
    y con los primeros frutos de tus cosechas.
10 Así tus graneros se llenarán a reventar
    y tus bodegas rebosarán de vino nuevo.
11 Hijo mío, no desprecies la disciplina del Señor,
    ni te ofendas por sus reprensiones.
12 Porque el Señor disciplina a los que ama,
    como corrige un padre a su hijo querido.

13 Dichoso el que halla sabiduría,
    el que adquiere inteligencia.
14 Porque ella es de más provecho que la plata
    y rinde más ganancias que el oro.
15 Es más valiosa que las piedras preciosas:
    ¡ni lo más deseable se le puede comparar!
16 Con la mano derecha ofrece larga vida;
    con la izquierda, honor y riquezas.
17 Sus caminos son placenteros
    y en sus senderos hay paz.
18 Ella es árbol de vida para quienes la abrazan;
    ¡dichosos los que la retienen!
19 Con sabiduría afirmó el Señor la tierra,
    con inteligencia estableció los cielos.
20 Por su conocimiento se separaron las aguas,
    y las nubes dejaron caer su rocío.

21 Hijo mío, conserva el buen juicio;
    no pierdas de vista la discreción.
22 Te serán fuente de vida,
    te adornarán como un collar.
23 Podrás recorrer tranquilo tu camino,
    y tus pies no tropezarán.
24 Al acostarte, no tendrás temor alguno;
    te acostarás y dormirás tranquilo.
25 No temerás ningún desastre repentino,
    ni la desgracia que sobreviene a los impíos.
26 Porque el Señor estará siempre a tu lado
    y te librará de caer en la trampa.

27 No niegues un favor a quien te lo pida
    si en tu mano está el otorgarlo.
28 Nunca digas a tu prójimo:
    «Vuelve más tarde; te ayudaré mañana»,
    si hoy tienes con qué ayudarlo.
29 No urdas el mal contra tu prójimo,
    contra el que ha puesto en ti su confianza.
30 No entres en pleito con nadie
    que no te haya hecho ningún daño.
31 No envidies a los violentos,
    ni optes por andar en sus caminos.
32 Porque el Señor aborrece al perverso,
    pero al íntegro le brinda su amistad.
33 La maldición del Señor cae sobre la casa del malvado;
    su bendición, sobre el hogar de los justos.
34 El Señor se burla de los burlones,
    pero muestra su favor a los humildes.
35 Los sabios son dignos de honra,
    pero los necios solo merecen deshonra.

Footnotes:

  1. 3:4 buena fama. Lit. prudencia.
  2. 3:8 tu ser. Lit. tus huesos.

Nueva Versión Internacional (NVI)

Santa Biblia, NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL® NVI® © 1999, 2015 por Biblica, Inc.®, Inc.® Usado con permiso de Biblica, Inc.® Reservados todos los derechos en todo el mundo. Used by permission. All rights reserved worldwide.

Proverbios 3 Dios Habla Hoy (DHH)

Recomendaciones para alcanzar sabiduría

No olvides mis enseñanzas, hijo mío;
guarda en tu memoria mis mandamientos,
y tendrás una vida larga
y llena de felicidad.
No abandones nunca el amor y la verdad;
llévalos contigo como un collar.
Grábatelos en la mente,
y tendrás el favor y el aprecio
de Dios y de los hombres.

Confía de todo corazón en el Señor
y no en tu propia inteligencia.
Ten presente al Señor en todo lo que hagas,
y él te llevará por el camino recto.
No te creas demasiado sabio;
honra al Señor y apártate del mal:
¡ésa es la mejor medicina
para fortalecer tu cuerpo!

Honra al Señor con tus riquezas
y con los primeros frutos de tus cosechas;
10 así se llenarán a reventar
tus graneros y tus depósitos de vino.

11 No rechaces, hijo mío, la corrección del Señor,
ni te disgustes por sus reprensiones;
12 porque el Señor corrige a quien él ama,
como un padre corrige a su hijo favorito.

13 Feliz el que halla sabiduría,
el que obtiene inteligencia;
14 porque son más provechosas que la plata
y rinden mayores beneficios que el oro.
15 La sabiduría vale más que las piedras preciosas;
¡ni aun las cosas más deseables se le pueden comparar!
16 Con la derecha ofrece larga vida,
y con la izquierda, riquezas y honores.
17 Seguir sus pasos es muy agradable;
andar por sus senderos es vivir en paz.
18 La sabiduría es vida para quien la obtiene;
¡felices los que saben retenerla!
19 Con sabiduría e inteligencia,
el Señor afirmó los cielos y la tierra;
20 con sabiduría hizo que el mar se dividiera
y que de las nubes brotara el rocío.

21 Conserva siempre el buen juicio, hijo mío,
y no pierdas de vista la discreción,
22 pues serán para ti fuente de vida
y te adornarán como un collar.
23 Podrás andar confiado por el camino
y jamás tropezarás.
24 Cuando descanses, no tendrás que temer;
cuando te acuestes, dormirás tranquilo.
25 No temerás a los peligros repentinos
ni a la ruina que vendrá sobre los malvados,
26 porque el Señor te infundirá confianza
y evitará que caigas en alguna trampa.

27 Nunca niegues un favor a tus dueños,
cuando en tu mano esté el hacerlo.
28 No dejes para mañana
la ayuda que puedas dar hoy.
29 No hagas planes perversos
contra el que vive confiado en ti.
30 No busques pelea con nadie,
si nadie te ha hecho daño.
31 No envidies al desalmado
ni trates de imitar su conducta;
32 porque al Señor le repugnan los malvados,
pero a los buenos les brinda su confianza.
33 El Señor maldice la casa del malvado,
pero bendice el hogar del hombre justo.
34 El Señor se burla de los burlones,
pero trata con bondad a los humildes.
35 La honra es el premio de los sabios,
pero los necios se destacan por su deshonra.

Dios Habla Hoy (DHH)

Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996.

Comentarios de Matthew Henry

Proverbios 3: 1-6
Aquí se nos enseña a vivir una vida de comunión con Dios; y sin controversia es grande este misterio de piedad, y de gran importancia para nosotros, y, como se muestra aquí, tendrá una ventaja indescriptible.
I. Debemos tener un respeto continuo a los preceptos de Dios, Pro_3: 1, Pro_3: 2.
1. Debemos, (1.) Fijar la ley de Dios, y sus mandamientos, como nuestro gobierno, por el cual seremos gobernados en todo y a los que rendiremos obediencia. (2.) Debemos familiarizarnos con ellos; porque no podemos decir que olvidemos lo que nunca conocimos. (3.) Debemos recordarlos para que puedan estar listos para nosotros siempre que tengamos la oportunidad de usarlos. (4.) Nuestras voluntades y afectos deben estar sujetos a ellos y, en todo, deben ajustarse a ellos. No solo nuestras cabezas, sino nuestros corazones, deben guardar los mandamientos de Dios; en ellos, como en el arca del testimonio, deben depositarse ambas tablas de la ley.
2. Para alentarnos a someternos a todas las restricciones y requerimientos de la ley divina, estamos seguros (Pro_3: 2) de que es el camino seguro hacia la larga vida y la prosperidad. (1.) Es la manera de ser longevos. Los mandamientos de Dios nos sumarán la duración de los días; a una buena vida útil en la tierra, se agregará una vida eterna en el cielo, la duración de los días para siempre jamás, Sal.21: 4. Dios será nuestra vida y la duración de nuestros días, y esa será de hecho una larga vida, con una adición. Pero, debido a que la duración de los días posiblemente se convierta en una carga y un problema, se promete, (2) Que será la manera de ser fácil también, de modo que incluso los días de la vejez no serán días malos, sino días. en el cual tendrás placer: la paz te aumentarán continuamente. A medida que la gracia aumenta, la paz aumentará; y del aumento del gobierno y la paz de Cristo, tanto en el corazón como en el mundo, no habrá fin. Grandes y crecientes paz tienen los que aman la ley.
II. Debemos tener un respeto continuo a las promesas de Dios, que van de acuerdo con sus preceptos, y deben ser recibidos y retenidos con ellos (Pro_3: 3): «No dejes que la misericordia y la verdad te abandonen, la misericordia de Dios en la promesa, y su La verdad en la realización. No los pierdas, sino que los cumplas y conserves tu interés en ellos; No los olvides, sino que vívelos, y toma el consuelo de ellos. Átelos alrededor de tu cuello, como el adorno más gracioso. «Es el mayor honor del que somos capaces en este mundo de tener interés en la misericordia y la verdad de Dios. “Escríbeles sobre la mesa de tu corazón, como te es querido, tu porción y el entretenimiento más delicioso; disfrute aplicándolos y reflexionando sobre ellos ”. O puede estar relacionado con la misericordia y la verdad que son nuestro deber, la piedad y la sinceridad, la caridad hacia los hombres, la fidelidad hacia Dios. Deja que estos sean principios fijos y dominantes en ti. Para alentarnos a hacer esto, estamos seguros (Pro_3: 4) de que esta es la manera de recomendarnos tanto a nuestro Creador como a nuestros semejantes: así que encontrarán favor y buena comprensión. 1. Un hombre bueno busca el favor de Dios en primer lugar, es ambicioso en cuanto al honor de ser aceptado por el Señor, y encontrará ese favor y, con él, un buen entendimiento; Dios hará lo mejor de él y pondrá una construcción favorable sobre lo que dice y hace. Será poseído como uno de los hijos de la Sabiduría, y tendrá alabanza con Dios, como alguien que tiene ese buen entendimiento que se atribuye a todos aquellos que cumplen sus mandamientos. 2. Desea tener favor también con los hombres (como Cristo lo hizo, Luk_2: 52), para ser aceptado de la multitud de sus hermanos (Est_10: 3), y eso tendrá; lo entenderán correctamente, y en su trato con ellos parecerá ser prudente, actuará con inteligencia y discreción. Tendrá buen éxito (por lo que algunos lo traducen), el efecto común de una buena comprensión.
III. Debemos tener una consideración continua de la providencia de Dios, debemos poseerla y depender de ella en todos nuestros asuntos, tanto por la fe como por la oración. 1. Por la fe. Debemos depositar toda una confianza en la sabiduría, el poder y la bondad de Dios, asegurándonos el alcance de su providencia a todas las criaturas y todas sus acciones. Por lo tanto, debemos confiar en el Señor con todo nuestro corazón (Pro_3: 5); debemos creer que él es capaz de hacer lo que quiere, sabio hacer lo que es mejor y bueno, de acuerdo con su promesa, hacer lo que es mejor para nosotros, si lo amamos, y le servimos. Debemos, con total sumisión y satisfacción, depender de él para que realice todas las cosas por nosotros, y no nos apoyemos en nuestro propio entendimiento, como si pudiéramos, por cualquier pronóstico propio, sin Dios, ayudarnos a nosotros mismos y llevar nuestros asuntos. a un buen tema Aquellos que se conocen a sí mismos no pueden sino encontrar que su propio entendimiento es una caña rota, que, si se inclinan hacia ellos, seguramente les fallará. En toda nuestra conducta debemos ser confidentes con nuestro propio juicio y confiados en la sabiduría, el poder y la bondad de Dios, y por lo tanto debemos seguir a la Providencia y no forzarla. Eso a menudo demuestra que es mejor lo que menos hicimos. 2. Por la oración (Pro_3: 6): En todo tu wa

Versículos de la Biblia

7 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová;Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.

  • Proverbios 1 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Devocional de Hoy:

Somos colaboradores de Dios. 1 Corintios 3

Más Lectura ...

Hechos 19:10, Hechos 20:31

La Biblia:

Enriquece tu fe y crece en madurez espiritual con el increíble estudio bíblico y devocional.

Our Principal

«¡Abrazar al mundo en oración! Comunionet es un ministerio que provee confraternidad (comunión) para personas en grupos de oración y en congregaciones que se reúnen vía la Internet.»

Visita: https://www.comunionet.com/

Rev. Sergio Scataglini

Fundador, orador internacional y el autor del libro, “El fuego de su santidad".

Santa Biblia Thompson edición especial para el estudio bíblico RVR 1960 (Spanish Edition)

Comprar

La Tora: Biblia Mesiánica Hebrea De Estudio traducida al español (Spanish Edition)

Comprar

Autoridad Espiritual (Spanish Edition)

Comprar

Biblia de bosquejos y sermones: 1 y 2 Corintios (Biblia de Bosquejos y Sermones N.T.) (Spanish Edition)

Viviendo los Proverbios (Spanish Edition)

Comprar

Recibe noticias y actualizaciones del El Tabernaculo

 

el tabernaculo

Portal Cristiano para estudiar, escuchar información que edifica.

© 2018 El Tabernaculo.

Tarjetas Cistianas